Ácido Hialurónico

¿Qué es el Ácido Hialurónico?

El ácido hialurónico no es un invento de la industria cosmética, ni de la cirugía plástica, es un componente tan natural que el ser humano lo contiene en su cuerpo. Su presencia en la piel es el responsable de absorber el agua necesaria para mantenerla joven durante más tiempo. Con el paso de los años, el contenido de ácido hialurónico de la piel disminuye considerablemente, siendo esta un factor clave desencadenante del envejecimiento externo del ser humano

¿Cuáles son sus beneficios?

El ácido hialurónico reporta grandes beneficios, principalmente en la piel. Todos los beneficios que aporta el ácido hialurónico al ser humano se pueden dividir en 3 grandes grupos:

  • Sobre las articulaciones: disminuye el dolor y la inflamación de las mismas, dotándolas así de mayor amplitud de movimientos.
  • Sobre las arrugas y defectos de la piel: sirve de relleno para determinadas zonas en las que sus efectos se manifiestan disimulando e incluso eliminando las arrugas en su totalidad, así como modificando el aspecto de determinadas partes del cuerpo.
  • Sobre el estado de la piel: la mantiene hidratada, suave y tersa.

Además, no requiere test de alergia previo

¿Cómo se aplica el Ácido Hialurónico?

El método de aplicación más directo del ácido hialurónico es mediante las inyecciones directas o infiltraciones. Para ello se siguen estos pasos:

  1. Es necesario que la persona presente un rostro limpio, sin maquillaje. El paso inicial es limpiar la zona donde se va a infiltrar el ácido hialurónico y prepararla para su aplicación.
  2. Aplicar un anestésico local y esperar el tiempo necesario para que haga efecto.
  3. Se produce la infiltración en sí del ácido hialurónico de forma superficial, ayudándose para ello de una aguja muy fina para las arrugas, y de forma más profunda para el aumento de pómulos, mentón, nariz.
  4. Al finalizar el proceso es conveniente aplicar frío en la zona.

¿Es necesario el uso de anestesia local?

Dado que cada persona tiene preferencias y sensibilidad distintas, el ácido hialurónico está disponible tanto con cómo sin anestesia (lidocaína). Dependiendo de qué zona se vaya a tratar podrá elegir bien alguna anestesia, como la crema anestésica, bloqueo dental o hielo.

¿Dónde puede ser utilizado?

Pruebas de Laboratorio y Análisis de sangre


Tercio superior del rostro

1) Líneas de la frente

2) Líneas glabelares

3) Elevación de ceja

Tercio medio del rostro

4) Patas de gallo

5) Ojeras

6) Nariz

7) Aumento de Pómulos

Tercio inferior del rostro

8) Pliegue Nasogeniano

9) Líneas de fumador

10) Borde labial

11) Líneas de la sonrisa

12) Comisuras de la boca

13) Aumento del labio

14) Aumento del Mentón

Rejuvenecimiento cutáneo

Cara

Escote y cuello

Manos

parallax background

En Cibumaxi transformamos vidas creando sonrisas

¿Cuánto tiempo dura su efecto?

Los efectos del ácido hialurónico tienen una duración determinada, oscila entre los 6 y los 12 meses. En el caso de ácido hialurónico reticulado, el año de duración está garantizado, pudiendo ser incluso más tiempo, a diferencia de los que no son reticulados.

Sus efectos son de duración determinada debido a que al ser una sustancia natural, tiene la cualidad de poder ser reabsorbido por el propio organismo en el que se aplica, esto es bueno para la salud, ya que es un sistema no invasivo, pero limita la duración de sus efectos.

¿Tiene alguna contraindicación?

Es importante decir que el ácido hialurónico es un elemento que no presenta muchas contraindicaciones en su administración, no obstante, a continuación se detallan los casos en los que no se debe aplicar:

  • Personas que están sometidas a tratamientos con medicamentos anticoagulantes.
  • En caso de presencia de infecciones.
  • Personas emocional o psicológicamente alteradas.
  • Embarazo y periodo de lactancia.

¿Cuánto dura el procedimiento?

Depende del número de áreas a ser tratadas, aproximadamente 30 minutos.

¿Cuáles son los cuidados postoperatorios?

Es normal experimentar algún tipo de molestia en el post-tratamiento, como rojez, hinchazón, dolor, picor, hematoma o sensibilidad en la zona tratada. Esos síntomas normalmente desaparecen después de unos días. A veces es necesario un tratamiento de seguimiento para aportar una mejora al mismo y obtener un resultado óptimo. No se deben usar cremas exfoliantes o lociones por 24 horas.